Un militar gay y millennial se presenta como candidato contra Donald Trump

En 2015 Barack Obama legalizó el matrimonio homosexual en EEUU, aunque pocos saben que en un principio no estaba de acuerdo. Hacia el año 2008 el por el aquel entonces futuro presidente declaró «El matrimonio sólo es posible entre un hombre y una mujer. No estoy a favor del matrimonio gay«.

Sin embargo, cuando ocupó su cargo en la Casa Blanca cambió de opinión como la gran mayoría de estadounidenses. Y es que la evolución que ha experimentado el país ha sido brutal durante los últimos años. Hacia 2009 tan sólo un 37% de la población aprobaba el matrimonio entre dos hombres. Esta cifra se elevó hasta el 62% en 2017.

Ahora el gobierno Donald Trump está haciendo todo lo posible por involucionar y está atacando los derechos de la comunidad LGTB de forma sistemática. Sin embargo, parece que aún queda algo de esperanza para el futuro del colectivo en Estados Unidos.

En plena época de sombras en la Casa Blanca un alcalde de 37 años apuesta por cambiar las cosas. Pete Buttigieg acaba de lanzar su candidatura para la carrera presidencial en el partido demócrata y además es abiertamientamente homosexual, con marido incluido.

Hasta ahora el alcalde había sido desconocido para la mayoría de estadounidenses pero poco a poco ha conseguido ganar más notoriedad. Ya hacia el año 2011 logró el apoyo de una ciudad de más de 100.000 habitantes con un 74% de votos a su favor.

De hecho poco a poco los medios más prestigiosos están empezando a centrar su vista en él. Washington Post lo calificó como el alcalde más interesante de la actualidad. Además la organización GovFresh lo escogió como regidor del año en 2013 junto con Mike Bloomerg y el propio Barack Obama.

Su visión aperturista y tolerante conecta muy bien con las necesidades de la sociedad actual. Ya en 2018 contrajo matrimonio con su marido Chasten Glezman. El alcalde rentransmitió la ceremonia a través de Youtube y después de la celebración fue junto a su pareja a la fiesta del Orgullo Gay.

Pero, ¿está Estados Unidos preparado para tener un presidente Gay?

De ser así las cosas cambiarían bastante, no sólo a nivel social, sino a nivel de protocolo. Por ejemplo, él sería el primer presidente que no llevaría una primera dama a la Casa Blanca. Además, de momento no tiene hijos sólo dos perros que se llaman Truman y Buddy y que además tienen redes sociales propias.

Esa personalidad fresca, actual y desenfadada es de hecho su mejor arma. Según dice «No debemos buscar la grandeza en el pasado. Hoy nuestro país necesita un nuevo comienzo».

Su propuesta se basa en tres pilares fundamentales: libertad, democracia y seguridad prestando especial atención al sector más joven de la población y la promoción de un nuevo acuerdo ecológico. Según ha declarado está muy preocupado con el problema del cambio climático y los tiroteos que se producen dentro de las escuelas.

Conquistar el medio oeste

Precisamente el crecimiento de Donald Trump empezó cuando el partido demócrata dejó de prestar la suficiente atención al Medio Oeste norteamericano. Sin embargo Pete dice que él es del medio Oeste y asegura que de ser escogido se volcará con los trabajadores del sector industrial.

A pesar de que se respira una buena acogida alrededor de su figura, no lo tendrá nada fácil. En estos momentos hay nueve demócratas que también se presentarán a las elecciones primarias presidenciales. Si el alcalde consiguiese superar el corte, habría cumplido un gran objetivo: Sería el primer aspirante demócrata que ha salido del armario públicamente.

De hecho, Pete anunció su homosexualidad en mitad de una campaña electoral y consiguió ser escogido con un 80% de los votos. Según él «Es extraordinario que pudiera salir del armario en medio de una campaña para la reelección y ganar con el 80% de los votos. Esto demuestra que en un sitio como Indiana, que es profundamente conservador, las personas están abriendo su mente«.

Pete Buttigieg en Imágenes

The Stonewall

The Stonewall. Revista de Contenidos LGBTI en España.