El marido de Henry Li ha cometido suicidio y el gobierno de Hong Kong no reconoce su unión en términos legales. Edgar Ng, que así se llamaba, compró un piso subvencionado por el gobierno después de casarse en Reino Unido, porque las políticas de vivienda niegan a las parejas homosexuales los derechos de propiedad y ocupación compartida.

En otras palabras, el gobierno de Hong Kong quiere negar la propiedad y la ocupación a Henry Li, el viudo de Edgar Ng. Él ha decidido recurrir y el tribunal ha declarado que la negativa a reconocer las políticas de viviendas subvencionadas “constituye una discriminación ilegal por motivos de orientación sexual”. El juez que dirigió el caso, Anderson Chow, declaró que la negación de estos derechos era una violación de la Constitución y de la Carta de Derechos de Hong Kong.

Ya en 2019 el difunto Ng presentó dos procedimientos contra el gobierno. Por un lado, pedía la igualdad de derechos para parejas del mismo sexo en cuanto a los derechos que se derivaban de la posesión y ocupación de viviendas subvencionadas. Por otro, las leyes de herencia y sucesión. A él le preocupaba que su marido no heredase sus bienes si él perdía la vida.

Afortunadamente el Tribunal Supremo falló a su favor el año pasado concediendo a él y a su marido el derecho de propiedad compartida. Pero, por otro lado, el gobierno trató de apelar.

Ng perdió la vida en diciembre del año pasado después de cometer suicidio por lo que los procedimientos se han reactivado el pasado mes de abril. Según ha declarado recientemente su marido, no le han permitido identificar el cuerpo de su marido, tampoco ha podido participar en la planificación de su funeral porque, lamentablemente, su matrimonio no quedaba reconocido en Hong Kong, ya que se celebró en Reino Unido.

“Su madre ha exigido que me excluyan del esparcimiento de cenizas de mi marido y que abandone de inmediato nuestro hogar”.

Además, su madre también ha exigido que devuelva todas las posesiones de su hijo así como toda la documentación que tenga de él. ¡Increíble!

“Cuando tu marido muere, sólo esperas dignidad para él y para ti. Esta clase de discriminación no debe permitirse”.