Con tan sólo 13 años Hazel Herring se enfrentó a una multitud para defender a su hermano transexual de tan sólo 10 años de edad. Todo ocurrió en una reunión que realizó el consejo escolar para debatir sobre la polémica política que exige a los profesores respetar los pronombres de los alumnos trans independientemente de cuál sean los nombres que figuran en los registros académicos. El debate se tornó en disputa donde incluso hubo violencia física y se detuvo a una persona.

La joven adolescente se dirigió a una sala abarrotada de gente para contar la historia de su hermano transexual de tan sólo 10 años que ha sufrido todo tipo de abusos en la escuela. Desde llamarle pecador hasta prohibirle utilizar el autobús escolar bajo la amenaza implacable de varios matones del centro.

“Mi nombre es Hazel Herring y soy una estudiante de octavo de la Harmony Middle School. Estoy aquí esta noche para hablar en nombre de mis amigos, pero especialmente de mi hermano. Todos ellos merecen sentirse seguros dentro de la escuela. Tanto como me puedo sentir yo. Necesitamos que los pronombres se normalicen y se estimule la aceptación de los jóvenes transexuales. Deben tomarse medidas como incluir sus pronombres en las etiquetas así como sus nombres. También necesitamos que los profesores enseñen a los alumnos dónde está la importancia de utilizar los pronombres adecuados. Continuemos avanzando en lugar de retroceder para que mis amigos y mi hermano puedan sentir que están seguros dentro de la escuela”.

A esta conmovedora y madura intervención le siguió la del orador Richard ‘Dick’ Black. Fue senador entre 2012 y 2020 y cuenta con una trayectoria repleta de declaraciones homófobas y tránsfobas. Por ejemplo hacia el año 2004 afirmó algo que no dejó a nadie indiferente: “Aunque sea la última persona sobre la faz de la Tierra que vote en contra de la legalización de la sodomía, lo haré”.

Su discurso no estuvo lejos de esta línea: “Es ridículo e inmoral que los profesores llamen a los niños niñas y a las niñas niños. Están obligando a los profesores a mentir a sus alumnos. Incluso los más pequeños saben que eso está mal. Este consejo tiene un historial oscuro de coartar la libertad de expresión“.

Este señor finalizó su discursó denunciando al consejo de sufrir de fanatismo y depravación. La reunión estuvo formada por más de 300 asistentes y acabó en un caos. Por lo visto, la masa de gente aplaudió a aquellos que defendieron a viva voz un discurso antitrans al tiempo que abucheaba violentamente a aquellos como Hazel que defendían los derechos humanos fundamentales de los jóvenes transexuales.

La joven continuó hablando a la sala enfurecida: “Quería tomarme mi tiempo para hablar a todos y cada uno de los estudiantes trans que día a día recorren nuestros pasillos. Sé que todo esto da mucho miedo ahora mismo. Da miedo y es normal que os sintáis inseguros. Quiero que sepáis que no estáis solos y que continuaremos luchando por todos vosotros. La comunidad transgénero ha sufrido abusos durante décadas y os prometo que esta vez saldréis victoriosos. Estas son vuestras escuelas también y merecéis estar en ellas. Todos vosotros sois más inteligentes que cualquier legislador o fanático que tiene miedo a la diferencia”.

Fue en este fragmento del discurso cuando una oleada de gritos inundó la sala exigiendo que la echaran. Ella, a duras penas continuó: “Sois perfectos y valientes y hacéis que nuestra comunidad escolar sea más sana, más vibrante y más fuerte”.